El nostre estimat professor / Nuestro estimado profesor. Por Manel Costa

Tenim un professor d’història al qual no coneixem, tanmateix l’admirem i, en alguns moments molt concrets, fins i tot l’estimem. Ell mai s’ha deixat veure per l’aula, ni tan sols pel col·legi; malgrat tot això, com déiem abans, l’estimem. El sentim entre nosaltres, i quan això succeeix una immensa felicitat i saviesa ens inunda. La seua absència ens ensenya les lliçons molt millor que qualsevol altre professor que estigués present. Sabem que, més tard o més aviat, el director, un home recte i estricte, de tota la vida, s’adonarà d’aquesta eventualitat i probablement desaprovarà tal actitud i, per tant, serà destituït immediatament. Desitgem poder opinar davant aquesta circumstància tan especial, si és que es donara el cas; al cap i a la fi hi pertanyem, som una part important del problema, i no se’ns pot defugir així com així.

Entenem que, tal volta, el professor d’història hauria de, almenys un cop a l’any, fer-se present a l’aula. La veritat és que mai ho ha fet, emperò també és veritat que ningú, absolutament ningú, s’ha preocupat del perquè de la seua absència. Pot ser que tinga raons molt poderoses per a obrar de tal manera. Molts dels nostres pares varen ser deixebles seus i varen rebre exactament la mateixa educació de l’esmentat professor, i ja aleshores era molt apreciat malgrat que mai havia estat vist. 

Preguntem: Després de tants anys de donar classes mitjançant l’absència, sense haver-li cridat l’atenció cap autoritat de la institució, a què ve fer-ho ara? És molt probable que el professor es trobe molt a gust a sa casa i crega més convenient, per a la seua salut, quedar-s’hi. És just que a una persona se la force a treballar quan, possiblement, es trobe malalta? Pot ocórrer, també, que haja oblidat l’adreça del col·legi i estiga esperant que algú li ho indique, encara que això és poc probable, atés que un professor de la seua posició sembla impossible que se li oblide quelcom tan senzill com una direcció. 

Alguns companys del preat educador sostenen que tots aquests anys ha estat preparant una lliçó magistral. Sembla que aquesta és la hipòtesi més creïble i la millor fonamentada. Coneixent, com coneixem, l’il·lustre professor desconegut, estem segurs que quan acabe d’engiponar la lliçó, aquesta serà exalçada per tot el cos universitari de tot arreu. I el benvolgut professor serà guardonat amb els més importants premis acadèmics del món.Mentrestant, nosaltres, els nostres fills i, probablement, els nostres néts, continuarem i continuaran rebent, a través de la seua absència, la millor educació que pot rebre un deixeble amb ganes de convertir-se en un home de bé.

Tenemos un profesor de historia al que no conocemos; sin embargo le admiramos y, en algunos momentos muy concretos, incluso le queremos. Él nunca se ha dejado ver por el aula, ni siquiera por el colegio; a pesar de todo esto, como decíamos antes, le estimamos. En ocasiones, percibimos que está entre nosotros, y cuando esto sucede una inmensa felicidad y sabiduría nos inunda. Su ausencia nos enseña las lecciones mucho mejor que cualquier otro profesor que estuviera presente. Sabemos que, más tarde o más temprano, el director, un hombre recto y estricto allá donde los haya, se dará cuenta de esta eventualidad y probablemente desaprobará tal actitud y, por tanto, será destituido inmediatamente. Deseamos poder opinar ante esta circunstancia tan especial, si es que se diera el caso; al fin y al cabo pertenecemos, somos una parte importante del problema, si es que éste existiera, y ​​no se nos puede rehuir así como así.

Entendemos que, tal vez, el profesor de historia debería, al menos una vez al año, hacerse presente en el aula. La verdad es que nunca lo ha hecho; sin embargo también es verdad que nadie, absolutamente nadie, se ha preocupado del porqué de su ausencia. Puede que tenga razones muy poderosas para obrar de tal manera. Muchos de nuestros padres fueron discípulos suyos y recibieron exactamente la misma educación de dicho profesor, y ya entonces era muy apreciado aunque nunca había sido visto.

Preguntamos: Después de tantos años de dar clases mediante la ausencia, sin haber llamado la atención a ninguna autoridad de la institución, ¿a qué viene hacerlo ahora? Es muy probable que el profesor se encuentre muy a gusto en su casa y crea más conveniente, para su salud, permanecer en su hogar protegido por su familia, con el fin de evitar coger algún resfriado u otra enfermedad más grave. ¿Es justo que a una persona se la fuerce a trabajar cuando, posiblemente, se encuentre enferma o desanimada? Puede ocurrir, también, que haya olvidado la dirección del colegio y esté esperando que alguien se lo indique; aunque esto es poco probable, dado que un profesor de su posición y talento parece imposible que se le olvide algo tan sencillo como una dirección.

Algunos compañeros del preciado educador sostienen que todos estos años ha estado preparando una lección magistral. Parece que ésta es la hipótesis más creíble y la mejor fundamentada. Conociendo la cuestión como la conocemos, pensamos que el ilustre profesor desconocido volverá a su trabajo tan pronto como termine de pergeñar la lección ejemplar motivo por la cual, probablemente, se pueda explicar todo este malentendido. Será entonces, cuando toda su labor se convertirá en un icono emblemático entre todo el cuerpo universitario. Y el querido profesor será galardonado con los más importantes premios académicos del mundo.

Mientras tanto, nosotros, nuestros hijos y, con toda probabilidad, nuestros nietos, continuaremos y continuarán recibiendo, a través de su ausencia, la mejor educación que puede recibir un discípulo con ganas de convertirse en un hombre de bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *