Una Batalla Vital con Néstor Mir. Por Ximo Rochera

nestor3

Néstor Mir (València, 1972) músico, escritor y dramaturgo. Autor de las obras Pensión Morfini, El Ring, Taxis y La batalla vital. Ha publicado con Malatesta los discos De l’amour à l’AbîmeLa Nuit Subatomique y La disolución doméstica. Autor de la novela La conquista del oeste y su precuela Tras la pista de los suicidas. Es además uno de los cofundadores del sello Malatesta Records, sello valenciano e independiente, que se caracteriza por crear y buscar nuevos espacios donde llevar la música en directo.

 

 

 

Ximo Rochera: En alguna ocasión he leído que te hubiese gustado hacer un álbum homenaje a Eduardo Benavente «Parálisis Permanente». Eso me recuerda que entrevistando a Ana Curra (número 2 revista Canibaal) le preguntamos sobre la relación del músico con la poesía. Nos regaló un libro de El Angel, quien fuera guitarra de «Los Escaparates». ¿Para cuándo un libro con los poemas de Néstor Mir?

Néstor Mir: Mmmm, te he de confesar en que hubo un tiempo en que intenté ser poeta, llegué a trabajar en un poemario, y a recopilar algunos escritos que no encajaban en el formato canción pero hubo un desencuentro de fondo. Ahora las cosas han cambiado bastante y el sentido de la palabra poesía es más amplio, si esto se puede decir, pero en aquella época LA POESíA me encorsetaba dentro de unas reglas que yo llevaba tiempo rompiendo en la música. Además mi debilidad por los diálogos y lo cotidiano me hace ser muy reacio a la grandilocuencia de LA POESÍA.

En estos momentos lo que más me aproxima a la poesía son los tres trabajos de sponken word que hice mientras trabajaba en La Batalla Vital. FISURA I, II y II, que van acompañados de los tres siguientes videos. ¿Es esto poesía? Para mí sí. Algo así sí que sacaría en un poemario.

FISURA I:

https://vimeo.com/170266897

 

FISURA II:

https://www.youtube.com/watch?v=u3QA6dYVPUA&t=287s

 

FISURAIII:

 

X.R.: Acabas de estrenar La batalla vital que se representa en la Rambleta hasta el 3 de diciembre. En esta obra te has encargado de la música, la escritura y la dirección. ¿Da eso una idea de quién es Néstor Mir y cuáles son sus inquietudes?

N.M.: Pues creo que sí, mira, leer y escribir son mi adicción, luego viene todo lo demás. Por escribir sería capaz de hacer cualquier cosa, de hecho he intentado hacer cualquier cosa, como te comento en la pregunta anterior, he intentado ser poeta, también he probado a ser periodista, guionista de cine, guionista de cómic, novelista, cronista, letrista de canciones y finalmente, dramaturgo. La escritura es una llave de entrada a muchos mundos diferentes. Ahora también estoy interesado en los guiones para videojuegos que es un mundo al que me he intentado acercar y es el lugar donde creo que están las novelas del futuro.

nestor4

X.R.: Tus comienzos fueron musicales, con el paso del tiempo has ido ampliando tu campo de acción. ¿Dónde te sientes más vulnerable –me refiero a quedarte desnudo frente al público– en el escenario con la guitarra o escribiendo frente a un papel?

N.M.: Siempre he llevado muy mal mi exposición al público, a pesar de estar protegido con una guitarra o con la voz, para mí, no es el lugar más cómodo del mundo, es más, cada vez que subo a un escenario es una pequeña tortura, preferiría no hacerlo, aunque, me fuerzo a hacerlo, y me fuerzo a ponerme en situaciones incómodas, a veces pienso en esas situaciones y pienso que soy un poco masoquista, pero es que si no me fuerzo, no conseguiría seguir avanzando. Así que mi exposición pública es un mal que debo sufrir para conseguir otros fines. Respondiendo a tu pregunta, soy mucho más feliz y me siento más lleno frente al papel e intentando inventar algo.

nestor1

X.R.: ¿Escribes sobre la hiper-realidad cotidiana para reconciliarte con ella o como repulsa?

N.M.: Expiación versus denuncia. Creo que somos prisioneros de nuestro tiempo y que como mínimo hemos de tomar conciencia de nuestras dependencias y contradicciones. El capitalismo y el consumo de masas es el lugar donde vivo. Fui un joven utópico que intentó luchar contra todo esto y fracasé. Solo tienes que ver como el movimiento 15 M es abducido por las contradicciones del sistema, cómo Errejón y Pablo Iglesias para poder seguir existiendo políticamente tienen que entrar en la maquinaria. Puedes trabajar desde la sociedad civil pero aún así existe la constante contradicción. Todos los días pasamos por delante de centros comerciales que están hasta la bandera de personas que no solo van a comprar sino que van a pasar el día allí. Está Leroy Merlin, Bricodepot, IKEA, ¿quién no ha ido a IKEA hoy en día? Etc. ¿Qué margen de acción tenemos? Dónde compramos nuestros coches, nuestras casas, nuestros móviles, nuestros pantalones… Expiación más que denuncia, es la respuesta.

 

X.R.: Tu novela La conquista del Oeste tiene un espíritu de roadmovie Bolañesca. No pude resistir la tentación de investigar –al modo de detective salvaje– acerca de Ulises Luna. ¿Crees que todo artista necesita ese objetivo de búsqueda infinita para motivarse en la creación? Me refiero a si todavía sigues buscando a Uli Zuma.

N.M: Creo que sí, los motores creativos son un tesoro para toda persona que intenta crear algo «abstracto». Y cuando encuentras uno de esos motores no hay que despreciarlo jamás. Es más lo mejor sería tener varios motores creativos. En el caso de Uli Zuma hubiese continuado buscándolo toda la vida, de hecho habían un par de posibles trayectos de búsqueda, uno era ir a Australia a buscarlo y otro hacer la ruta de EEUU por el norte en su búsqueda. Para escribir, narrar o contar necesitamos disparadores y viajar y buscar a alguien es un disparador potentísimo.

nestor5

X.R.: Piensas, como he podido leer en alguna ocasión, que es muy difícil engañar al lector si no le das la vida, o sea pones tu vida en lo que escribes. De alguna forma, dedicándote a la música, la escritura y el teatro ¿crees que eres una especie de Suicida?

N.M.: No es el único camino, hay como mínimo dos. Uno es el práctico, el que hace las cosas sabiendo la teoría, sabiendo la «fórmula», obteniendo con ello el resultado del reconocimiento formal, y existe por otro lado el camino, a veces un poco estúpido, de poner tu vida en un proyecto. Es decir, no ser práctico, pensar en algo que vale la pena para ti por encima de todo y en este sentido, sí, te conviertes un poco en un suicida porque pones toda la carne en el asador, toda tu apuesta va un mismo número y si eso fracasa te tienes que enfrentar a la nada, al vacío. No es lo mismo trabajar para un encargo, un encargo te lo puedes hacer tu mismo, no solo ha de venir de los demás, que para sacar petróleo y buscarle un sentido a tu existencia en este mundo.

En cualquier caso, es posible estar en ambos lados, como esos cineastas que hacen un peli comercial para poder pagarse la peli de verdad.

 

X.R.: Volviendo a tu obra, La batalla Vital es como una puesta en escena de lo que comenzaste con tu disco La disolución doméstica: la cotidianeidad como punto triple: inspiración, ruptura e inicio. ¿Crees que la sociedad (personajes) que reflejas en tus obras, tanto musicales como teatrales tiene salvación? ¿A qué personaje se lo perdonarías todo?

N.M: En La disolución doméstica aún queda algo de piedad, algún personaje que desearías salvar. En La Batalla Vital no se salvo ni el tato. Todos a la hoguera. No sé si en ellos queda algo que valga la pena rescatar.

nestor6

X.R.: Para cerrar, en el disco de La disolución doméstica había un libro con portada de Paula Bonet. En La batalla vital también hay disco y libro con portada, nuevamente, de Paula Bonet. ¿Piensas que, para capturar lectores o espectadores, los formatos de oferta cultural deben renovarse o morir?

 

N.M.: Sí, es fundamental comerse mucho la cabeza cada vez que presentas un proyecto en sociedad. Hay que tener un plan de visualización. No puedes esperar que la gente vaya a oirte o leerte solo porque escribes o cantas bien. Estamos en un momento que hay que ofrecer algo más, que el acto creativo no se detiene en el folio o en la guitarra, hay que buscar las maneras para atraer la mirada de los demás a nuestros proyectos y en este sentido la colaboración entre los creadores es fundamental. Si me apuras hay que hacer partícipe incluso al espectador. Nuestra competencia no es pequeña, los grandes centros comerciales, los spots por televisión e internet, el estilo de vida capitalista y sus grandes inversiones en publicidad capitalista, tenemos que conseguir una cierta unión quienes defendemos una visión peculiar de la vida porque, aunque somos una minoría, hemos de conseguir encontrar nuestro lugar y hacernos oír la voz.

nestor2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *