Una història força atapeïda / Una historia muy apretada. Por Manel Costa

Andreu, fill d’Arnau, era un xicot tímid i absent. Absent perquè no existia, tan sols en la ment de son pare, Arnau, habitava. Per tot això portava una vida constreta i buida. Era presoner de l’arbitrarietat i els capritxos de son pare. Aquest, per contra, era lliure dels seus actes, encara que darrerament també es trobava bastant supeditat —jo diria que molt— als saltirons del seu fill Andreu que, amb la majoria d’edat i l’assentament de la seua personalitat, començava a voler imposar els seus criteris sobre la seua llar, és a dir, la ment d’Arnau.

Una lluita dura, llarga i aferrissada es presentava per a eixe futur tan proper.

Francisco De Goya, Saturno devorando a su hijo, 1819-1823

Andreu, hijo de Arnau, era un muchacho tímido y ausente. Ausente porque no existía, sólo en la mente de su padre, Arnau habitaba. Por todo ello llevaba una vida constreñida y vacía. Era prisionero de la arbitrariedad y los caprichos de su padre. Éste, por el contrario, era libre de sus actos, aunque últimamente también se encontraba bastante supeditado —yo diría que mucho— a los movimientos de su hijo Andreu que, con la mayoría de edad y el asentamiento de su personalidad, empezaba a querer imponer sus criterios sobre su hogar, es decir, la mente de Arnau.

Una lucha dura, larga y enconada se presentaba para ese futuro tan cercano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *