Lautréamont. Lo imaginario como fuerza transfiguradora. Por Juan Jacobo Melo

I  En los dominios de la creación todo espíritu iluminado no se concibe sino por una sensibilidad enfermiza unida a un refinamiento telúrico, casi sobrenatural. Su ente sensible -aparte de excelso- cuanto más perturbado tórnase más agudo y penetrante. Nada explica mejor aquello como Isidore Ducasse, el conde de Lautréamont. Aunque su figura no aparece […]