Obstinació / Empeño. Por Manel Costa

Recordava quan, encara una xiqueta, es quedava embadalida escoltant als seus ídols. Passava hores senceres assaborint eixos canvis de to, eixes potents veus que se l’endinsaven plaentment per tots els porus del seu cos. No escoltava, mastegava la música!, feia gàrgares amb la melodia i després, pausadament, l’assaboria i se l’engolia. Era un èxtasi tal que, en repetides ocasions, una convulsió de clímax l’havia sacsejada de cap a peus.

La música era el seu sexe, el seu aliment, era el tot. Però… el món no la comprenia. Ella havia intentat per tots els mitjans llaurar-se un avenir en allò que es delectava fent, és a dir, escoltar música, i per a fer això no li faltaven ni il·lusions ni ganes.

Dotze anys d’acadèmia llançats a l’aire perquè aquest se’ls engolira. Si almenys algú li haguera obert els ulls… Ningú, així és el món, li havia indicat la seua impossibilitat d’arribar. La gent, malauradament, és gent sense més.

La seua major il·lusió havia estat ser cantant d’òpera. La seua major desgràcia, ésser una pedra.

Fotograma El porqué de las cosas, Ventura Pons, 1994 (del cuento de Quim Monzó La fuerza de voluntad)

Recordaba cuando, todavía una niña, se quedaba embelesada escuchando a sus ídolos. Pasaba horas enteras saboreando esos cambios de tono, esas potentes voces que se le adentraban placenteramente por todos los poros de su cuerpo. ¡No escuchaba, masticaba la música!, hacía gárgaras con la melodía y luego, pausadamente, la saboreaba y se la tragaba. Era un éxtasis tal que, en repetidas ocasiones, una convulsión de clímax le había sacudido de pies a cabeza.

La música era su sexo, su alimento, era el todo. Pero… el mundo no la comprendía. Ella había intentado por todos los medios labrarse un porvenir en lo que se deleitaba haciendo, es decir, escuchar música, y para hacer esto no le faltaban ni ilusiones ni ganas.

Doce años de academia lanzados al aire para que éste se los tragara. Si al menos alguien le hubiera abierto los ojos… Nadie, así es el mundo, le había indicado su imposibilidad de llegar. La gente, desgraciadamente, es gente sin más.

Su mayor ilusión había sido ser cantante de ópera. Su mayor desgracia, ser una piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *