La vall / El valle. Por Manel Costa

Aquella vall era immensa en la seua petitesa comparativa. Veritablement tenia una ínfima extensió… comparativa, tan poca en tenia que gairebé era una temeritat cridar-la vall. Per altra banda tampoc estava envoltada de muntanyes belles i escarpades, ni tan sols per monticles xicotets. Menys encara la travessava un riu, ni les seues terres (les seues hipotètiques terres fèrtils) eren besades per cap llac límpid i cristal·lí. Fins i tot,  no es veien, en absolut, els peculiars prats escopits de flors interessants i cromàtiques. Per no trobar-se no es trobava, per més que cercares, ni la típica casa de cultiu amb els seus animals de granja tan singulars i simpàtics.

Ni una ànima s’albirava per aquell paratge desolat i abandonat; perquè també s’ha de  dir que virtualment era impossible trobar un bri de verdor per aquell entorn. Ni un sol arbre podia aixoplugar el caminant cansat sota el seu esponerós brancatge i donar-li la frescor de la seua obaga. Puc assegurar que tan sols vaig localitzar grans extensions d’arena morta per aquelles terres.

Encara amb perill de ferir susceptibilitats, m’atreviria a dir que aquella vall més bé semblava un desert, un gran i tremend desert on les temperatures assolien nivells inimaginables. Les inhòspites dunes de sorra conformaven una vall en veritat molt singular i terriblement estranya, tant és així que si hom no estiguera segur del terreny que xafava, és a dir, una esplèndida i florida vall, hauria jurat que allò era un horrible i descoratjador desert.

Georgia O’Keeffe, Black Mesa Landscape, New Mexico, 1930

Aquel valle era inmenso en su pequeñez comparativa. Verdaderamente tenía una ínfima extensión… comparativa; tan poca tenía que casi era una temeridad llamarle valle. Por otra parte tampoco estaba rodeado de montañas bellas y escarpadas, ni siquiera por montículos pequeños. Menos aún lo atravesaba un río, ni sus tierras (sus hipotéticas tierras fértiles) eran besadas por ningún lago límpido y cristalino. Incluso, no se veían, en absoluto, los peculiares prados escupidos de flores interesantes y cromáticas. Para no encontrarse no se encontraba, por más que buscaras, ni la típica casa de cultivo con sus animales de granja tan singulares y simpáticos.

Ni un alma se divisaba por aquel paraje desolado y abandonado; porque también hay que decir que virtualmente era imposible encontrar una brizna de verdor por aquel entorno. Ni un solo árbol podía cobijar el caminante cansado, bajo su frondoso ramaje y darle la frescura de su sombra. Puedo asegurar que tan sólo localicé grandes extensiones de arena muerta por aquellas tierras.

Aún con peligro de herir susceptibilidades, me atrevería a decir que aquel valle más bien parecía un desierto, un gran y tremendo desierto donde las temperaturas alcanzaban niveles inimaginables. Las inhóspitas dunas de arena conformaban un valle en verdad muy singular y terriblemente extraño; tanto es así que si uno no estuviera seguro del terreno que pisaba, es decir, un espléndido y florido valle, habría jurado que aquello era un horrible y desalentador desierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *