La dama / La dama. Por Manel Costa con ilustraciones de Kolo

©Kolo, La dama, 2020

Aquella dama m’impressionà excessivament, no per la seua silueta, el seu físic o l’abillament que portava, sinó per l’espai que furtava a l’horitzó. Una estona abans un horitzó tebi i transmissor de somnis, ocupava el seu lloc; ara, ella, per davant, el feia desaparéixer. Això em va fer pensar que la dama en qüestió era, en veritat, una circumstància de l’horitzó, una circumstància negativa per descomptat, i que em va fer pensar també, si veritablement darrere d’ella seguia subsistint l’horitzó; si amb la seua presència no només m’impedia la seua visió, sinó que alhora el desposseïa de la seua existència, si és que realment l’havia tinguda abans en algun moment.

La dama, des de la meua distància, no era més que un plànol llarg i ample, i per tant no posseïa ànima; així i tot era suficientment real com per a desvirtuar i inclús ocultar l’horitzó. El meu horitzó! eixe horitzó que tot just sentia la meua sobirania sobre ell, eixe horitzó del qual jo subtilment era amo i senyor.

La meua intranquil·litat pujava a mesura que el temps transcorria; la dama, intuint la meua inquietud, s’apropava a mi amb passes curts i segurs, com dilatant l’arribada per fer més lenta la meua angoixa. No sé certament quants dies va trigar a arribar; el meu cos i la meua ment no pogueren resistir l’adversitat. El meu jo era part del tot, la meua visió era el meu cordó umbilical, sense la pau que mamava de l’horitzó vaig sucumbir irremeiablement aquella vesprada. Després, en el no-res, em vaig casar amb la dama i vaig oblidar l’horitzó de merda.

Aquella dama me impresionó excesivamente, no por su silueta, su físico o el atuendo que llevaba, sino por el espacio que hurtaba en el horizonte. Un rato antes un horizonte tibio y transmisor de sueños, ocupaba su lugar; ahora, ella, por delante, lo hacía desaparecer. Esto me hizo pensar que la dama en cuestión era, en verdad, una circunstancia del horizonte, una circunstancia negativa por supuesto, y que me hizo pensar también, si verdaderamente detrás de ella seguía subsistiendo el horizonte; si con su presencia no sólo me impedía su visión, sino que a la vez lo despojaba de su existencia, si es que realmente la había tenido antes en algún momento.

La dama, desde mi distancia, no era más que un plano largo y ancho, y por tanto no poseía alma; aun así era suficientemente real como para desvirtuar e incluso ocultar el horizonte. ¡Mi horizonte!, ese horizonte que apenas sentía mi soberanía sobre él, ese horizonte del que yo sutilmente era amo y señor.

Mi intranquilidad subía a medida que el tiempo transcurría; la dama, intuyendo mi inquietud, se acercaba a mí con pasos cortos y seguros, como dilatando la llegada para hacer más lenta mi angustia. No sé ciertamente cuántos días tardó en llegar; mi cuerpo y mi mente no pudieron resistir la adversidad. Mi yo era parte del todo, mi visión era mi cordón umbilical, sin la paz que mamaba del horizonte sucumbí irremediablemente aquella tarde. Después, en la nada, me casé con la dama y olvidé el horizonte de mierda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *