Intrépido y enfermo. Por Damián Andreñuk

Añoro mi inocencia tajeado por los desengaños

no existe paraíso en ningún sitio

que pueda erradicarme por entero

el dolor fundamental de haber nacido

euforia de alimañas en festín

y un ángel poderoso cuidando que mi amor no se empantane

aunque difícil como decir “futuro“

como reír con carcajadas transparentes

tanto rezo ignorado pájaros en fuga

tanta idolatría de lo vano intemperie sin fin

en el derrumbe de toda certeza

desafío a la locura y todos sus abismos

a veces mi incoherencia es un búho luminoso

niebla detenida lucidez o tormenta

sigo buscándome debajo de mi nombre

crepúsculo bermejo en la noche naciendo

una feroz sinceridad ahuyenta hipócritas como palomas

                                                peñasco inexpresable

¿qué temor debo vencer para justificarme?

no sé por qué dejo la piel mi sangre el tiempo

en los milagros bastardeados que se llaman “poemas”

si una mujer eterna con manos de polen

                            se aleja en la tibieza.

Damián Jerónimo Andreñuk nació en City Bell en 1986 y reside en Villa Elisa, ambas localidades ubicadas en el partido de La Plata, Buenos Aires, Argentina. Publicó siete libros: Omisiones (2010), Portales al vacío (2011), Formas concretas (2013), Silencio de crisálidas (2015), Metástasis (2015), Vértigo insondable (2017) y Música del polen (2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *