Exposición Alma Seroussi: “De nuevo estoy caminando al lado de las viejas hormigas”

“De nuevo estoy caminando al lado de las viejas hormigas”, 18/1/2020 inauguración a las 19:00h. Hasta 7/2/2020. Ca Revolta, C/ Santa Teresa 10, 46001 Valencia. Horario: lunes-sábado 18:00-22:00.

De nuevo estoy caminando al lado de las viejas hormigas” es un proyecto expositivo que surge de forma espontánea y dinámica del encuentro entre la artista y la mediadora. En él se fusionan los papeles de ambas, dando lugar a un recorrido donde el proceso de diseño de la exposición pasa a tomar tanta importancia como su contenido. La obra pictórica dialoga con otras disciplinas artísticas, culturales y sociales, generando así varios modos de acercarse a ella.

“La imagen como recuerdo, memoria y tiempo de escenarios vividos cargados de emociones y sensaciones que permiten viajar por un proceso de crecimiento y cura, vinculando a la niña y la mujer. La pintura como medio para resignificar y dar continuidad a un pasado todavía latente.” (Elena Sanmartin).

Alma Seroussi y Elena Sanmartin son recién graduadas de la Facultat de Belles Arts Sant Carles. Alma Seroussi es una artista de origen israelí cuya obra gira entorno a la pintura. Esta será su cuarta muestra individual en la ciudad de valencia, y la primera de esta naturaleza. Elena Sanmartín es mediadora y artista que reside en Valencia. Actualmente estudia el Máster PERMEA en el Centre del Carme Cultura Contemporània. 

La  inauguración incluirá una performance de Irene Santiago e improvisación de Nehir Akansu.

Un recorrido de representaciones pictóricas de escenarios vividos, archivados y reimaginados, cuya estética apela a la infancia, lo raro y la enfermedad. Lugares de encuentro entre lo íntimo y lo público. Vivencias personales extrapolables a lo colectivo, traumas y obsesiones que se funden en un espacio de cuidados y comodidad. Una conjunción de partes que conforman un todo.

La imagen como recuerdo, como memoria y tiempo, cargada de emociones y sensaciones que permiten viajar por un proceso de crecimiento y cura, vinculando a la niña y a la mujer. La pintura como medio para resignificar un pasado todavía latente.

Texturas rosas y suaves que acarician, animales tranquilos que acompañan, juguetes pequeños que sugieren un juego delicado. El diálogo entre un altar distante y banal y un espacio diseñado para el descanso, el autoconocimiento y la reflexión. Un escenario donde resguardarse de un entorno hostil y encontrar el confort, un espacio lúdico donde el dibujo y la palabra se transforman en medio y refugio. Un lugar donde pensar sus imágenes y significados.

Elena Sanmartin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *