El visitant / El visitante. Por Manel Costa

Sóc l’etern visitant. Durant tota la meua vida, des que jo recorde, tots el dies de l’any intente visitar els meus estimats cognats. Ells, per diversos conductes, em conviden a passar per la seua llar i, amb la seua companyia, deixar transcórrer unes hores d’alegria i convivència. Això em reconforta momentàniament i fins i tot de vegades pense que ho aconseguiré, però immediatament que em pose en camí, els dubtes m’assalten i torne a ser l’home dubitatiu i vacil·lant que marca el meu esdevenir.

Tan prompte arribe a les immediacions de la casa en qüestió, comence a pegar grans rodeigs, faig infinitat de voltes fins que, estrenyent progressivament els cercles i formant una espiral amb el meu rumb, aconseguisc, no sense gran esforços, arribar a la casa. Una vegada davant de la porta principal, em pregunte: “la meua arribada serà ben rebuda, o tal volta la invitació ha estat forçada pel protocol familiar? En tot cas, em convé participar de la calor de la seua llar? No dec ser per a ells, un intrús entremetedor a qui somriure i atendre indefugiblement?”. Quan passats un minuts em convenç que el protocol pot motivar una invitació anual com a molt, decidisc picar a la porta, i és aleshores, tan sols aleshores, quan m’adone que els meus estimats familiar no viuen en eixa casa. Per consegüent, torne capficat i derrotat al meu habitatge. Així una i una altra volta, sense saber per quins designis del destí mai puc aconseguir fer aquesta visita.

Max Beckmann, Family Picture, 1920

Soy el eterno visitante. Durante toda mi vida, desde que yo recuerdo, todos los días del año intento visitar a mis queridos cognados. Ellos, por diversos conductos, me invitan a pasar por su hogar y, con su compañía, dejar transcurrir unas horas de alegría y convivencia. Esto me reconforta momentáneamente e incluso, a veces, pienso que lo conseguiré, pero inmediatamente me pongo en camino, las dudas me asaltan y vuelvo a ser el hombre dubitativo y vacilante que marca mi devenir.

Tan pronto llego a las inmediaciones de la casa en cuestión, comienzo a dar grandes rodeos, hago infinidad de vueltas hasta que, estrechando progresivamente los círculos y formando una espiral con mi rumbo, consigo, no sin grandes esfuerzos, llegar a la morada buscada. Una vez delante de la puerta principal, me pregunto: “¿mi llegada será bien recibida, o tal vez la invitación ha sido forzada por el protocolo familiar? En todo caso, ¿me conviene participar del calor de su hogar? ¿No seré, para ellos, un intruso entrometido a quien hay que sonreír y atender inevitablemente? “. Cuando pasados ​​unos minutos me convenzo que el protocolo familiar puede motivar una invitación anual como mucho, decido llamar a la puerta; y es entonces, sólo entonces, cuando me doy cuenta que mis estimados familiares no viven en esa casa. Por consiguiente, vuelvo preocupado y derrotado a mi residencia. Así una y otra vez, sin saber por qué designios del destino nunca puedo conseguir hacer esta visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *