Dos mans per a guarir l’origen / Dos manos para curar el origen. Por Manel Costa

Dos vellets, agafats de la mà, sense parlar-se, s’ho deien tot. Fins i tot els retrets que, particularment ella li feia. El vell, sense que l’afectaren eixes dures paraules mudes, continuava estretament subjecte a ella, mirant a l’horitzó, i intentant assolir-lo.

Mai, en un acte tan summament natural, havia vist jo una força tan tremenda. Estic segur que res ni ningú haguera pogut parar-los en la seua marxa tan unida. Sabien que arribat el moment clau aconseguirien desprendre’s l’un de l’altre, i possiblement aleshores podrien observar la seua marxa tal com jo els veia ara.

Perquè tot això passara era imprescindible recórrer sense soltar-se i sense parlar, camins llargs i dificultosos. No tot era caminar i evitar obstacles, havien de saber enganyar-se mútuament, sense soltar-se les mans, units per la desunió. Tan sols un fals moviment per part d’un dels dos i mai més tornarien a repetir les seues vides, a trobar-se una i altra vegada per sempre. Tot això ho sabia jo, i, fins i tot, m’arrisque a pensar que ells mateixos estaven en possessió del mateix pensament, però també és veritat que mai el traurien a la ment per por que se’ls escapara i el company, atent, aconseguira caçar-lo.

Hui, estic segur que encara per eixos camins, sense terra ni temps, van xafant petjades que altres feren en altres vides.

Es possible que jo siga un d’ells y tu, sí, tu, sigues l’altre. 

Grant Wood, American Gothic, 1930

Dos ancianos, cogidos de la mano, sin hablarse, lo decían todo. Incluso los reproches que, particularmente, ella le hacía. El viejo, sin que le afectaran esas duras palabras mudas, continuaba estrechamente sujeto a ella, mirando el horizonte, e intentando alcanzarlo.

Nunca, en un acto tan sumamente natural, había visto yo una fuerza tan tremenda. Estoy seguro de que nada ni nadie hubiera podido pararlos en su marcha tan unida. Sabían que llegado el momento clave conseguirían desprenderse el uno del otro, y posiblemente entonces podrían observar su marcha tal como yo los veía ahora.

Para que todo esto pasara era imprescindible recorrer, sin soltarse y sin hablar, caminos largos y dificultosos. No todo era caminar y evitar obstáculos, debían saber engañarse mutuamente, sin soltarse las manos, unidos por la desunión. Tan sólo un falso movimiento por parte de uno de los dos y nunca más volverían a repetir sus vidas, a encontrarse una y otra vez para siempre. Todo esto lo sabía yo, e, incluso, me arriesgo a pensar que ellos mismos estaban en posesión del mismo pensamiento, pero también es verdad que nunca lo sacarían a la mente por miedo a que se les escapara y el compañero, atento, lograra cazarlo.

Hoy, estoy seguro que aún por esos caminos, sin tierra ni tiempo, van pisando huellas que otros hicieron en otras vidas.

Es posible que yo sea uno de ellos y tú, sí, tú, seas el otro. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *