Calo Carratalá: “Caligrafía del Paisaje”

Exposición “Caligrafía del paisaje” de Calo Carratalá en el Espai d’Art Contemporani El Castell ECA. Hasta el 11 de julio. Comisaria: Marisa Giménez Soler

En Ribarroja del Turia existe un castillo visigodo que puede ser visitado y, de alguna forma, vernos transportados a otra época. Sin utilizar una máquina del tiempo podemos imaginar las diferentes culturas que por allí pasaron. Podríamos navegar desde Valencia a Ribarroja, esos escasos treinta kilómetros, con una barquita ascendiendo por el río Turia, apartando cañas y barros. Y, ¿por qué embarcarnos en esta aventura? Nunca hacen falta demasiadas razones para una buena historia, pero en esta ocasión te daré una: “Caligrafía del paisaje” Este es el título que tan certeramente recibe la exposición del pintor Calo Carratalá, Torrent, 1959. 

Cuadros de diferentes formatos, distintos soportes y técnicas cuelgan de estas paredes de piedra milenarias. Los trazos con los que Calo Carratalá da forma a sus cuadros, pese a parecer colocados ahí de forma caprichosa o alocada tienen una precisión quirúrgica, casi poética: cada fina mancha de grafito o acrílico destinada a componer un paisaje parece haber seguido el mismo proceso que ejecuta el poeta en la elección de la palabra precisa para dar vida a un verso. La mirada monocroma del artista, pese a representar una imagen selvática, en ocasiones estática, parece escarbar en el interior del observador, parece devolvernos una reflexión más nítida que aquello que se representa en el lienzo. El continente (castillo visigodo) y el contenido (cuadros) se amalgaman a la perfección provocando una curiosa detención del tiempo: “podrías pasar horas observando estos cuadros, podrías viajar a Zambia o quizá estar en la Albufera y que esas barcas varadas no estuviesen esperando a ningún pescador, sino que te estuviesen esperando a ti para llevarte a una especie de viaje místico”.

La exposición ocupa diferentes dependencias. Subidas, bajadas, entradas y salidas mientras los cuadros acompañan el viaje. Pasar del grafito y del monocromo a la sutileza de los colores de la selva. Los cuadros te miran y parecen devolverte una verdad amarga, en tonos grises: “Todo es bello y, al mismo tiempo, tan cierto. La verdad siempre tiene algo de siniestro”. Las obras de Calo Carratalá parecen haber sido escritas a la vez que pintadas. Podríamos ir eliminando trazos y capas como si fuesen versos hasta conseguir desnudar esa verdad que oculta cada uno de esos lienzos –o poemas– hasta encontrar la palabra primigenia, el trazo original.

Me marcho con la sensación de poder desovillar cada una de las obras y esta sensación me acompaña en el viaje de vuelta. Escucho el sonido del viento y noto la humedad en mi cara. Podría contar cada una de las gotitas que pintan mi rostro dibujando mi caligrafía personal, mi paisaje. Huelo el río Turia, aunque me alejo de él, de la misma forma que puedo notar cada uno de los olores de los pigmentos utilizados por el artista, cada matiz. Creo que estas sensaciones me acompañarán por un tiempo y ahí está la grandeza de las obras de Calo Carratalá.

Ximo Rochera

Calo Carratalá nace en Torrent en 1959. Pintor de sólida formación académica, con una dilatada trayectoria expositiva iniciada a principio de la década de los noventa, Carratalá es uno de los nombres de referencia en nuestro país dentro del paisajismo contemporáneo. Licenciado en Bellas Artes por la Facultad de San Carlos de Valencia, en el año 2000 obtiene la beca de la Academia de España en Roma que le llevará a residir una larga temporada en la capital italiana y que marcará el inicio de una carrera en la que los viajes y las prolongadas estancias en distintos países del mundo se convertirán en motor y razón de sugerentes series pictóricas que vertebran su obra.
Las recónditas selvas de Amazonas o los inspiradores paisajes de Tanzania son algunas de las temáticas sobre las que, casi de una manera obsesiva, Carratalá vuelve una y otra vez demostrando una férrea inquietud por indagar en los íntimos caminos que unen arte y naturaleza. Su currículum está salpicado de importantes premios y reconocimientos como el Primer Premio Bancaja de Pintura, Primer Premio del Salón de Otoño de la Real Academia Gallega de Bellas Artes; el Primer Premio del Ateneo Mercantil de Valencia y la Medalla de Oro de la 75 Exposición Internacional de Arte de Valdepeñas. Su obra presente en importantes colecciones e instituciones museísticas, se ha podido contemplar en incontables exposiciones de la mano de galerías, museos y ferias de arte contemporáneo de España como del circuito internacional. Su trabajo ha sido expuesto en el Museo Centro del Carmen, Palau de la Música y Universidad en la ciudad de Valencia, en los catillos de Alaquàs y Mora de Rubielos, en la Fundación Bancaja de Sagunto, así como en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, en el Colegio de España de París, en los museos Archeologico Nazionale di Palestrina y Oraziano-Palazzo Orsini di Licenza en Roma y en ferias como Arco, Arte Lisboa, Beijin Art Fair, Affordable Art Fair London, Hybrid Art Fair, Just LX Lisboa o Art Madrid.

2 thoughts on “Calo Carratalá: “Caligrafía del Paisaje”

  1. En ‘Caligrafía del paisaje’ es pot contemplar el contrast, de vegades la paradoxa. La pinzellada intensa i el dibuix de les ombres en grafit. El blanc i negre deixant pas als monocroms. Les barques preparades per al viatge i la pesca, ara a punt aturades, abandonades. Un món de contrastos recorregut per la quietud de la mirada construïda sobre el paisatge. Enhorabona a Canibaal per l’article i a Calo Carratalá per l’obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *