A bucket of blood

A bucket of blood (Roger Corman, 1959)

foto

En 1959, Roger Corman, el maestro de la serie B, realizó una extraña comedia de terror titulada A bucket of blood, que se ha convertido en un pequeño clásico de este modo de producción. La película está situada en los ambientes de la generación beat del momento y protagonizada por un joven antisocial que trabaja de camarero y acaba triunfando como escultor con unas obras que son los propios cuerpos de sus víctimas recubiertos de arcilla. La carne elevada a la categoría de arte como expresión máxima del realismo. La realidad como metaficción o la ficción como metarealidad. Elijan la versión que prefieran, fijo que aciertan, porque el bueno de Corman seguro que no pensaba en ninguna de las dos alternativas, aunque, como bien saben, las obras acaban escapando del control de sus creadores para instalarse en la mente del espectador. Cada uno construyendo su propia obra… o metaobra.

Pedro Uris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *