Arhus by night


Arhus by night 
(Nils Malmros, 1989)

 

jpg

No es arriesgado decir que las películas de ahora nada tienen que ver con las de 1989. Así que dejemos la palabra tiempo y tomemos la palabra carne. No porque un filme siga teniendo cuerpo, sino por su efecto somático, esa huella que deja en determinado público. A cada espectador le corresponde un film capaz de clavarse firmemente en sus entrañas. Que, en mi caso, fuese  Arhus by night me condujo a un soliloquio de más de veinte años. Ningún amigo cinéfilo la conocía. Eso me llevó a soñar un final inexistente. Un rollo de película que circula hasta agotarse por una moviola fue sustituido en mi memoria por unas imágenes imposibles, aquellas que no pudo alcanzar el cineasta protagonista. Una bruma marina que lo abarcaba todo y una paz infinita que, sin embargo, explican este hermoso film: el cine obra milagros que la vida niega.

Daniel Gascó

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *