Presoner de l’ombra, de Elena Martí. Por Ximo Rochera

Elena Martí nació en Barcelona, actualmente reside en Valencia donde desarrolla su carrera artística. Elena estudió en La Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de la Diputación de Barcelona. Asistió a diferentes escuelas y talleres, la del pintor Pere Cara, la Escola Sanvisens, y el taller del escultor Maño.

Ha realizado diferentes exposiciones colectivas e individuales, en la Fundación Antonio Pérez de Cuenca, Barcelona, Valencia, Madrid, París y Río de Janeiro.Participa activamente en actos artísticos que se realizan en el barrio de Ruzafa de Valencia, en el que tiene su taller. Es miembro del grupo Open Natura, asociación que realiza anualmente instalaciones en diferentes parajes naturales, La Murta, Paracuellos de la Vega…

A lo largo de su trayectoria ha recibido el premio Francesc Galí (Diputación de Barcelona), seleccionada en varias ocasiones en La Bienal de Manises, y el concurso Sanvisens de Sitges Barcelona.

En el año 2013 fue nombrada ‘Artista per la Natura’, por el  Institut Valencià d’Excursionisme i Natura. Racientemente ha sido seleccionada por La Asociación Civil Jarit, para participar en un proyecto de intervenciones artísticas en Argèlia en 2018, por la instal·lación ‘Out of place’ (La Mar de frágil).

 

Con esta exposición, Presoner de l’ombra (Standard Galería, c/Luis Oliag 43, del 6 de abril hasta el 23 de abril), Elena Martí nos propone una doble mirada sobre su obra. Según ella misma dice: «tomo prestado el título del libro del poeta alcoyano Joan Valls, en el cual el autor nos habla de sus dudas: dudas sobre el amor, la fe, la muerte… La exposición toma cuerpo alrededor de uno de los conceptos que se desarrollan en el libro: las sombras, idea que ha sido hilo conductor de una parte importante de mi trabajo en los últimos tiempos. Las sombras que proyectan los objetos y las sombras dibujadas son una metáfora de las inseguridades, la vulnerabilidad y las dudas del individuo. Quiénes somos, cómo somos, cómo nos ven, cómo nos gustaría ser y cómo nos gustaría que nos vieran. La memoria genera sombras, la sombra de los recuerdos.»

En esta exposición Elena Martí ha reunido trabajos realizados para el homenaje organizado a Joan Valls por su centenario, trabajos actuales y otros realizados en los últimos años.

Las esculturas son lo que aparentan, pero también lo que proyectan. La mirada que dedicamos a las cosas que nos rodean suele perderse el detalle. En su trabajo Elena Martí incide en la importancia de ese detalle. La necesidad de tomarnos un tiempo dedicado a los distintos elementos que componen la obra. Cada textura, cada curvatura está cuidadosamente pensada para que sea observada con detenimiento, quizá en soledad. Su minucioso trabajo con la naturaleza muerta, con la química y con los diferentes materiales consigue, a la vez, hacerte sentir partícipe y prisionero de la propia Naturaleza, puede que de tus miedos.

Elena Martí consigue, en esta exposición, transmitir un sentimiento que nos conduce a una reflexión. Nos dirige hacia la necesidad de tomarnos nuestro tiempo para buscar ese juego de miradas y diferentes perspectivas que sugiere cada una de sus esculturas.

Fotografía de Fernando Rincón

Ximo Rochera (X.R.): Elena, tu obra tiene una relación muy estrecha con las estructuras vegetales y la Naturaleza. Sin embargo, por otro lado, parece convertirse en jaulas –evocación a la obra de Louise Bourgeois– o marañas que pueden atraparte. Tiene uno la sensación, pese a todo, de no haber abandonado la ciudad, con lo cual se produce una dicotomía inquietante que provoca una doble sensación: paz/desasosiego. ¿Es esto algo intencionado para que el observador conecte con sus miedos?

Elena Martí (E.M.): La interpretación de una obra de arte depende de la impresión que ésta causa en quien la contempla. Las celdas de Bourgeois yo las interpreto como celdas refugio, y en cierta forma mis estructuras tienen ese mismo sentido para mí… pero como decía Bourgeois el mensaje, la intención del creador, carece de importancia, cada uno podrá ver en las obras cosas que no ha puesto el artista. Si mi obra transmite emociones, miedos…. no tienen por qué ser los míos. Prefiero que el espectador piense por sí mismo.

Por otro lado, en mis obras puede encontrarse esa dualidad que comentas, ya que, si bien utilizo elementos obtenidos de la naturaleza, los saco de contexto y los interpreto desde mi realidad urbana.

 

X.R.: Tu obra, a mi modo de ver, ofrece una enorme cantidad de detalles cuidados uno a uno, de ahí la aparente sencillez del resultado final. Parece que el azar tiene poco que ver. ¿Es así?

E.M.: Sí, es así. En esta exposición tenía claro de qué quería hablar, de las sombras. Partía del largo proceso de trabajo para la creación de las obras del homenaje a Joan Valls, ha sido un proceso reflexivo.

Pero también es cierto que en algunas de mis obras juega el azar. Durante el proceso de creación, sobre todo en las obras en las que interviene el tiempo, como en el caso de las oxidaciones, hay factores que no puedes controlar totalmente. A veces surgen «accidentes» que, a mi modo de ver, hacen la obra más rica e interesante. También en el caso del papel hecho a mano he tenido algún imprevisto, cuando por culpa del mal tiempo el proceso de «secaje» ha sido más lento. Pero el resultado final ha sido mejor de lo esperado.

La combinación entre azar y habilidad en un proceso creativo creo que es una buena fusión.

X.R.: Platón proponía una concepción de la realidad distinta fuera de las sombras que se proyectaban en su caverna. ¿Esconden tus esculturas otra obra distinta en la sombra que proyectan, o forma en sí un todo?

E.M.: Para el poeta Joan Valls, punto de partida de esta exposición, las sombras son un reflejo de las inseguridades, la vulnerabilidad y las dudas del ser humano. En mis obras las sombras quieren ser una metáfora de estas dudas.

De la misma manera que las inseguridades constituyen parte del individuo, las sombras en mis obras forman un todo indisoluble con el objeto. Las obras no se pueden entender por tanto sin la sombra que proyectan, sombra y objeto forman un todo. Yo he creado estas obras pensando en la sombra que proyectarían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *