Archiatric, Federico Babina. Por Adriana Calvo Solís

Archiatric_Dementia-01_700

En ocasiones nuestras emociones son tan intensas que pesan como lápidas. Otras veces son tremendamente confusas, hasta el punto de enmarañerse entre sí, formando enjambres. Tan profundas y soberbias que ocupan varias habitaciones de nuestra conciencia (e inconsciencia); abarrotan los pasillos, obstruyen el baño, pisotean el césped y se comen tu último yogur. Por momentos nuestras pasiones son demoledoras, en tanto más cimentadas están. Son verdaderas urbes, metrópolis de penas, goces y miedos. O por lo menos así ha querido imaginárselas el ilustrador y arquitecto italiano Federico Babina, quien en uno de sus últimos proyectos se ha preocupado de interpretar gráficamente dieciséis transtornos mentales. Babina asegura que su obsesión es hallar «los lugares ocultos de la arquitectura» y nos muestra qué forma adquirirían algunas enfermedades psíquicas si fueran casas, o qué estructura tomaría una casa observada desde determinados malestares psicológicos. De esta manera, la arquitectura y las más temibles perturbaciones se conjugan dando como resultado unos espacios terroríficos a los que nadie querría entrar jamás, pero en los que cualquiera puede acabar algún día. Y lo que es peor: no salir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>