«Ambros Chapel: el grupo que sabía demasiado» Jesús García Cívico entrevista a José Rodríguez

Jesús García Cívico (Canibaal) entrevista a José Rodríguez (Ambros Chapel)

Ambros Chapel es una de las bandas favoritas de muchos de los canibaales, pero es posible que haya ahí fuera alguien que aún no os acabe de conocer, Jose, ¿cómo presentarías al grupo Ambros Chapel?

Pues como un grupo surgido en 2006 con cuatro componentes de distintos orígenes y formado en la actualidad por Pablo Casero (voz y guitarra), Alfred Sanchís (bajo), Óscar Vadillo (guitarra solista y coros) y José Rodríguez (batería). Hemos publicado tres LP, un EP y dos demos. Pronto presentaremos nuestro cuarto álbum. Hemos tocado por toda la geografía nacional dando muchísimos conciertos y buscando siempre un sonido que nos emocione.

Ese sonido es muy identificable, aunque no os sintáis cómodos por las etiquetas, la gente os sitúa como un grupo que encaja en el rótulo de post-punk.

Sí, es normal que la gente y la crítica nos identifiquen así. Es cómodo, pero como todas las bandas, intentamos ir más allá de las etiquetas. Nuestros primeros referentes fueron Joy Division, The Cure, Bowie o The Doors con toda su lírica, sus letras y sus texturas ambientales, además del tono dramático, pero nos gustan muchos artistas de diferentes géneros. Escuchamos de todo para tener un espectro amplio a la hora de crear música.

JoseporBhyf

José Rodriguez por Bhyf

Os hemos escuchado también en discos homenaje a grupos muy distintos como The Church o Parálisis Permanente.

En el caso de The Church, surgió porque contactamos con Lunar Records y como todavía había un hueco, pudimos participar. El sonido del grupo encajó muy bien, como si «Welcome», el tema que elegimos, fuera un tema nuestro. Con “Adictos a la Lujuria” de Parálisis Permanente, a pesar de las influencias comunes, lo sentimos como algo más lejano, pero fue una experiencia muy positiva y nos lo tomamos como un reto, porque lo hicimos en castellano, cosa que nunca habíamos hecho anteriormente.

Me gustó mucho veros en concierto en la sala Rock City, con Sad Lovers and Giants, uno de mis grupos de juventud, ¿los conocías antes de compartir escenario?

Conocíamos a Sad Lovers and Giants por haber escuchado algunos de sus discos, pero no son una influencia directa nuestra. Fue una experiencia muy agradable, se portaron muy bien con nosotros y fue una gran noche, un gran concierto con mucho público y un gran ambiente.

El 28 de abril tocáis en 16 Toneladas, compartís escenario con The ChameleonsVox, ¿ese sí es un referente vuestro?

No de forma directa, pero si compartimos lugares comunes. Hay matices muy parecidos en algunas de nuestras canciones y algunas de las suyas. Gran grupo. Va a ser una noche muy especial.

 

cartel

Otra experiencia reciente ha sido vuestra participación en el disco homenaje a Leopoldo María Panero, donde tuvisteis el detalle de invitarme a grabar «El Bacarrá de la Noche»

Ja, ja sí, salió muy bien, creo que es un gran tema y una gran experiencia para nosotros colaborar contigo. A la gente le ha gustado mucho, encaja perfectamente con el tono dado al disco por el resto de bandas y versiones. El caso es que el sello mexicano Música Solar ya había contactado en el pasado con nosotros para otro trabajo, Recapitulaciones (revisiones de poemas y canciones de muchos autores), pero con nuestro disco en marcha, no pudimos colaborar. Edgar Lujan, su responsable, nos invitó a participar en su próximo proyecto: el homenaje a Leopoldo María Panero “El legado de una tragedia” cuando se cumplían dos años de su fallecimiento. El sello rindió su tributo al desaparecido poeta con un doble disco con artistas de diferentes nacionalidades dentro del ámbito latinoamericano.

En vuestras canciones siempre hay una carga ambiental y atmosférica muy conseguida, al final todo queda perfectamente equilibrado, ¿cómo es el proceso de construcción de vuestras composiciones?

Se basa sobre todo en Pablo, que es el que lleva el peso del proceso compositivo. Es muy creativo y llega al local de ensayo con melodías y canciones en la cabeza, algunas ya estructuradas, otras más primarias. Las otras canciones surgen de la improvisación y la interactuación entre nosotros en el local. Nos conocemos bien y funcionamos bien con las dinámicas, con las sensaciones y con las emociones. Intentamos que esa música que tenemos en la cabeza se vuelva real y emocione al oyente igual que nos conmueve a nosotros.

Desde Rome (Malatesta Records, 2009), vuestro primer disco, habéis contado con el apoyo de la crítica.

Es verdad, críticos de distinta índole, especialistas en distintos géneros, han valorado muy bien nuestros trabajos. Hemos tenido mucha suerte desde el principio con los medios en ese sentido.

thelastmemories

Y también del público. El público os ha premiado en programas como «El Club De Amigos Del Crimen» de Radio Klara. 

Sí. Los oyentes de Radio Klara nos dieron el premio al mejor disco del año por «Rome». La acogida siempre ha sido muy buena por quien ha escuchado nuestra música, también para la gente de publicaciones como Mondosonoro, Ruta 66 u otros medios generalistas. Sabemos que nuestra música no es fácil, no es comercial, por decirlo de alguna manera, pero aun así, los oyentes también nos han respaldado siempre. Todo ello mirado desde un punto de vista independiente, claro.

Una de mis canciones preferidas es «New Nation», del segundo disco Constants are changing (7days Music, 2011). Hay una cierta coincidencia en que ese es vuestro disco de madurez, como se suele decir.

Nosotros también notamos ese cambio o ese estado de madurez. Medios no afines a nosotros nos dijeron que el sonido era muy reconocible, que Ambros Chapel había adquirido un sonido propio, lo cual es el mejor halago que te pueden hacer. En este segundo disco le dimos otra vuelta de tuerca a nuestra música. Ahí ya estaban las bases de todo lo que luego hemos venido desarrollando hasta ahora.

Luego llega Electric Eye, un vinilo de siete pulgadas limitado y numerado.

Sí, acompañado de su edición en CD, editado por nuestro sello 7Days Music con To Jail Records, y con dos temas nuevos como «Electric Eye», una de nuestros mejores canciones, y «The River», más una versión remasterizada de «Tears». Lo grabamos en Rockaway Estudios de Castellón. Un capricho que nos dimos antes de empezar a componer nuestro tercer trabajo.

AmbrosChapel porAnaSánchez

Ambros Chapel por Ana Sánchez

¿Cómo va el último disco?

Este último disco lo estamos grabando entre dos estudios, Millenia y Caléxico, en Valencia, con Carlos Soler a los mandos. Hemos intentado eliminar elementos superfluos, algunos cambios de tiempo, que ahora pensamos que no son necesarios. Hemos intentado ser directos, quedarnos con lo importante, aligerar el mensaje, sonar más naturales. Ese es nuestro reto hoy. Texturas más pronunciadas, mensaje más simplificado. Queremos reflejar como sonamos ahora, “enlatar nuestro sonido”, para ello hemos grabado todos juntos, en directo, en lugar de hacerlo por pistas.

Podemos decir que en algunos conciertos ya estamos tocando algunos de sus temas para ver sinergias con el público y está yendo muy bien.

En relación con eso, otro rasgo de Ambros Chapel es que en directo sonáis muy bien, se reproduce perfectamente la atmósfera y añadís la intensidad del directo.

Nosotros intentamos tocar en directo tal como concebimos las canciones. Buscamos lograr esa misma emoción. No queremos representar las canciones sin más. Las subidas de intensidad que te da el directo y conectar con las emociones tal como las concebimos cuando las componemos.

¿Cuáles son esas emociones?

Jugamos mucho con el aspecto melodramático, no exactamente con la tristeza, sino con la creación de ambientes dramáticos, sentimientos como la nostalgia, pero también con la esperanza. No se trata exactamente de la esperanza, sino de una suerte de ímpetu vital.

Sí, por regresar a Joy Division y como se observa muy bien en el film de Corbijn sobre Ian Curtis, la música no tiene por qué transmitir belleza, sino sentimientos encontrados, la desazón, la pérdida, pero con todo ello, en realidad vuestras canciones no son oscuras.

Exactamente, nosotros de hecho no somos personas oscuras, ni depresivas, ni melancólicas especialmente, pero nos atrae de forma natural plasmar esos sentimientos, nostalgia, desazón…en nuestra música. Si una canción sale muy «happy» no la identificamos como algo que pertenezca al universo sonoro de Ambros Chapel, aunque sí hemos incorporado a nuestros trabajos canciones menos oscuras que lo que se suele esperar de nosotros, tal vez porque lo hemos considerado adecuado en ese momento.

¿Qué canción podría ser la más representativa de todo eso?

Pues hay muchas, “Lullaby”, “Cellophane” o «Brazil», por ejemplo, es difícil elegir una. Aunque en esas tres hay matices muy identificables de nuestro sonido a nivel general.

Otra afinidad es la estupenda tienda de discos Harmony, de Víctor Carbone en el Pasaje de Doctor Serra, en Valencia, un local que forma parte de la educación musical de mucho de nosotros.

Víctor, al que conocía de comprar discos en su tienda, Harmony, nos dijo que le gustaba nuestra música desde que le llevé nuestro primer disco. Le gusta mucho Rome. Desde entonces, ha estado muy pendiente de nuestros pasos. Cuando le hablé de que íbamos a entrar a grabar el tercer álbum, The Last Memories, se interesó por colaborar y editarlo con su sello Harmony Rock. El nuevo disco lo editaremos juntos también.

 

 

¿Sigues comprando discos allí? ¿cuáles son tus últimas adquisiciones?

 Sí, claro. Mis últimas adquisiciones son el Flesh and Blood de Roxy Music, el Sap de Alice in Chains y el Entreat de The Cure. Compro discos de muchos tipos.

Canibaal es una revista de arte, filosofía (del colmillo) y literatura, a los lectores puede interesarles qué lees, qué películas son tus filmes de referencia

Nuestra principal referencia cinematográfica es Alfred Hitchcock, ese es el principal foco común a los cuatro. El nombre de Ambros Chapel viene además de El hombre que sabía demasiado. Nos gusta el buen cine, somos muy cinéfilos (Preminguer, Truffaut, Wilder, Coppola,…). Todo lo relacionado con las disciplinas artísticas nos interesa, y lo intentamos involucrar en nuestra música de un modo u otro. En literatura nos gustan autores como Conrad, Bukowski, Philip K. Dick, Hammett, Mankell, Llosa, Kundera… Personalmente, uno de mis referentes, hablando de libros, siempre ha sido el Drácula de Bram Stoker, una obra maestra desde el punto de vista de su estructura epistolar.

Dracula

 

En Canibaal nos gusta mucho el adorno, el aparato gráfico que rodea la narrativa, el cuidado del para-texto, Ambros Chapel es una banda que siempre ha cuidado la imagen, muy elegante y trabajada de sus portadas y caretelería.

Concebimos que la música, diseño o los vídeos son igual de importantes, por lo que intentamos que desde la portada, nuestros discos no dejen indiferente a nadie. Tenemos la oportunidad de que artistas independientes nos cedan su trabajo y así su arte y el nuestra música confluyen e interactúan. Además son artistas de aquí que merecen ser más reconocidos, e intentamos aportar nuestro granito de arena a ello, ya sean artistas plásticos o visuales.

La foto de portada de Rome es un autorretrato de Laia Llorca, una artista multidisciplinar muy interesante y creativa, en Constants are Changing, la foto de portada es una pintura sobre tabla de Samuel Ferrer, y en The Last Memories la foto de portada es de Stella Blasco, una fotógrafa y videógrafa valenciana. Es una suerte de enriquecimiento y, a la vez, de retroalimentación. Cabe destacar la labor de nuestra diseñadora Bhyf, que hace que esas fotos, una vez trabajadas, encajen en un diseño más adecuado a lo que tenemos en mente.

Hitchcock,

Jose, como el próximo número de Canibaal tiene como doble leit motiv, la «Arquitectura y Terror», solemos terminar las recientes entrevistas preguntando por qué cosas, ideologías, edificios, sentimientos o incluso animales le causan más terror al entrevistado.

Animales te diría…las arañas, tengo aracnofobia. A nivel de ideologías todas las formas de fascismo. A nivel privado la soledad como un problema de comunicación, de no poder tener empatía, o el Alzheimer: perder los recuerdos, perder toda tu vida, lo que eres.

Como en Last Memories, (2014), ¿el título del disco iba a propósito de los recuerdos o de las últimas voluntades?

 Bueno, iba sobre todo por lo de los recuerdos, no como voluntades. Fue un año un poco dramático a nivel personal para los miembros del grupo y tal vez eso se reflejó en el disco y en el título.

https://ambroschapel.bandcamp.com/

logo

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>